PREVENCIÓN DE CARIES Y PROBLEMAS DE ENCÍAS EN EL TRATAMIENTO DE ORTODONCIA

RECOMENDAMOS UNA LECTURA MUY ATENTA DE ESTOS CONSEJOS YA QUE DE ELLOS PUEDE DEPENDER EL RESULTADO DEL TRATAMIENTO DE ORTODONCIA

La ortodoncia, como cualquier tratamiento médico, puede tener efectos sacundarios negativos. La primera obligación del médico es no hacer daño al paciente. Queremos seguir esta norma rigurosamente. Por ello es muy importante para nosotros que el paciente entienda la gran influencia que tiene su trabajo en los resultados del tratamiento. Sin el esfuerzo del paciente no es posible conseguir resultados excelentes, incluso se puede llegar a estropear la boca.

Sin duda, los problemas más frecuentes en los tratamientos de ortodoncia son consecuencia de la mala higiene y, como dice el refrán, "más vale prevenir que curar". Damos a continuación unas pautas de prevención que deben seguirse obligatoriamente para que los tratamientos sean más seguros.

Como todo el mundo sabe el cuidado bucal se basa en tres normas muy sencillas:

  1. Limpieza.

  2. Dieta adecuada (azúcares).

  3. Flúor.

1· LIMPIEZA:

  • Placa bacteriana: la boca está llena de microbios. En este momento hay infinidad de microbios en tu boca. Y están creciendo continuamente. Al cabo de unas horas esos microbios son tan numerosos que forman una capa a la que llamamos biofilm o placa bacteriana. En esta placa bacteriana están los microorganisos que causan las caries y la inflamación de las encías (gingivitis, periodontitis).

    Es fundamental realizar un control frecuente de la placa bacteriana. Este control se realiza por eliminación mecánica (cepillado, seda dental) o por medios químicos (enjuagues con antisépticos).

  • Cepillado dental: Los aparatos de ortodoncia hacen que la limpieza sea más difícil ya que crean recovecos donde la placa bacteriana queda retenida. Esto es mucho más problemático en los aparatos fijos (brackets). Es vital limpiar esas zonas tres veces al día, después de las principales comidas, fundamentalmente antes de acostarse. El cepillado debe ser minucioso y prolongado (hasta cinco o diez minutos con aparatos fijos, o más si fuera preciso).

  • Seda dental: Sirve para eliminar la placa que se acumula entre diente y diente. Se debe pasar antes del cepillarse por antes del cepillado de la noche. Los aparatos fijos dificultan bastante su utilización. No te preocupes porque nosotros podemos enseñarte como ser eficaz en su uso.

  • Control químico de la placa bacteriana: se realiza con antisépticos, siendo el más utilizado la clorhexidina. Sólo se debe usar cuando el dentista lo aconseje y durante tiempo limitado ya que pueden provocar tinciones marrones (que luego se pueden eliminar haciendo una limpieza profesional).

2· NORMAS DIETÉTICAS:

  • Evitar los hidratos de carbono refinados (azúcares). Los microbios de la placa bacteriana se alimentan fundamentalmente de hidratos de carbono (azúcares). Está totalmente demostrado que los hidratos de carbono son responsables del desarrollo de las caries y que la dieta es fundamental en la prevención. Debemos cuidar lo que comemos y cómo lo comemos. Cuanto más pegajoso es el alimento dulce mayor es el peligro de daño dentario. Existen tres tipos de dulces que hay que limitar cuando se llevan aparatos de ortodoncia:
    • Golosinas o Chucherías: Muy peligrosas por su gran contenido en azúcar y lo pegajosas que son.
    • Dulces que se encuentran en las casas de forma habitual:Se deben "limitar":

- Algunas frutas (las más dulces y pegajosas): ciruela, albaricoque, dátil, higo, melocotón, uvas secas.

- Frutas en almíbar.

- Mermeladas.

- Pan blanco.

- Bollería industrial: donuts, bollos, magdalenas,...

- Cereales secos (sin mezclar con leche).

- Cereales azucarados o con miel (peligro!).

- Azúcar añadida a la leche o a los zumos.

- Leche condensada (gran peligro).

- Miel.

- Chocolate, nocilla,... (gran peligro).

- Helados.

- Turrones (cuidado).

- ... y lo que pensemos que lleva azúcar, peor cuanto más pegajoso.

Se pueden comer sin problemas:

- Frutas: naranjas, peras, manzanas, uvas, zumos naturales,... sin añadirles azúcar.

- Frutos secos: nueces, avellanas, cacahuetes, pipas,...

- Pan integral, pan de centeno.

- Copos de trigo y avena.

- Arroz y pastas (macarrones,...).

- Lácteos: leche, mantequilla, queso, yogures,... sin añadir azúcar.

- Vegetales: frescos (ensaladas,...), en zumo (tomate, zanahoria,...) y cocinados (legumbres, patatas, coliflor, guisantes, alcachofa,...).

- Carnes, huevos y pescados: en cualquier forma de preparación que no utilice azúcar.

  • Refrescos azucarados: refrescos de naranja, limón, cola,... Son ¡¡muy peligrosos!! por su alto contenido en azúcar y su acidez. Su uso está muy extendido y, normalmente, el consumidor no suele ser consciente del riesgo que suponen. La mayor parte de las descalcificaciones (manchas dentarias permanentes) que vemos en nuestra clínica están asociadas al consumo de este tipo de bebidas.

  • Limitar la frecuencia de consumo: Es importantísimo!!. Si un niño va a un cumpleaños no se le puede decir que no coma dulces; que coma lo que quiera y en cantidad, pero que pase bastante tiempo antes de que vuelva a comer dulce. Provoca muchos más problemas el "picoteo" de dulce: un poquito de chocolate, un caramelo un rato después, luego un refresco,... y así todos los días. Cuanto mayor es la frecuencia más caries van a surgir, aunque la cantidad de dulce sea pequeña, ya que de esta manera estamos "alimentando" a los microbios de forma prolongada. Con frecuencia escuchamos en la consulta: "mi hijo come caramelos, pero después de comerlos se cepilla los dientes". Es un grave error. El cepillo no puede eliminar toda la sustancia pegajosa y siempre queda dulce en la superficie dentaria, sobre todo en los surcos, donde los microbios engordan a placer. Además, y como dice el refrán: "no es más limpio quien más limpia, sino el que menos ensucia".

  • Edulcorantes no peligrosos: Actualmente se considera que el Xilitol no es peligroso, e incluso se le atribuye propiedades anticaries, por lo que su uso en chicles y caramelos puede ser aceptado. No obstante puede provocar diarreas a partir de determinadas dosis por lo que su consumo debe ser limitado. Asimismo se puede sustituir el azúcar por edulcorantes no cariógenos disponibles en el mercado

3· FLÚOR

El flúor es un mineral presente en la naturaleza (aguas...) que modifica el esmalte de los dientes haciéndolo más resistente a las caries dentales. En ortodoncia se debe utilizar flúor tópico (en enjuagues) de forma habitual  y obligatoria. Preferimos los enjuagues de uso diario porque los pacientes se habitúan mejor que con los de uso semanal.

Muy importante: la higiene antes de acostarse debe ser la más completa que se realice en el día e incluirá (por este orden) el uso de la seda dental, el cepillado muy correcto y el enjuague con flúor durante un minuto. Después no se debe comer, beber o enjuagarse con agua ya que se eliminaría gran parte del efecto beneficioso de todo nuestro esfuerzo.

LOS SELLADORES OCLUSALES

En las campañas de salud bucal que se llevan a cabo en los colegios con frecuencia se aconseja la colocación de selladores oclusales. En el esmalte dentario hay irregularidades (grietas, hoyitos,...) en los que los gérmenes anidan sin que el cepillo pueda llegar a eliminarlos. El sellador rellena esas irregularidades y "alisa" la superficie del esmalte haciéndola más sencilla y accesible para el cepillado.

Es el dentista general quien tiene que decidir si el paciente necesita selladores oclusales. También es el encargado de colocarlos.

Precaución: El sellador oclusal es sólo un medio más en la prevención de caries y no algo que impida que se formen las caries. Se debe acompañar de las otras medidas (dieta, cepillado,...) y el dentista tiene que revisar periódicamente ya que, en ocasiones, se forman caries por debajo del sellador, muy peligrosas porque están ocultas y pasan desapercibidas hasta que tienen un tamaño considerable.

 

CONCLUSIÓN

 

Todos queremos obtener un resultado excelente en el tratamiento ortodóncico. Ello  requiere una magnífica cooperación por parte del paciente. Animamos encarecidamente a seguir estos consejos, no sólo a quienes llevan aparatos, también a los que no los llevan. Podemos garantizaros que os resultará muy rentable para vuestra estética y salud bucal. Os ayudaremos en todo aquello que podamos. Por favor no dudéis en preguntarnos cualquier duda que tengáis sobre este tema tan importante.

 

 

MUCHAS GRACIAS POR TU COOPERACIÓN